Archivo de la etiqueta: trabajadores

CUÁNDO ES NECESARIO DESPEDIR A UN EMPLEADO

cuándo es necesario despedir a un empleado

Cuándo es necesario despedir a un empleado

Frecuentemente, para las empresas, es muy difícil aprender a distinguir cuándo es necesario despedir a un empleado debido a la concentración excesiva que se le da a otras áreas, la poca o mucha tolerancia de ciertos encargados del área de recursos humanos, o simplemente por la dificultad para percatarse de ciertos indicios “tóxicos”  -algunos de ellos casi imperceptibles- que algunos trabajadores ejecutan día con día.

Estos son algunos de los indicios más importantes para saber cuándo es necesario despedir a un empleado:

cuándo es necesario despedir a un empleado

  1. No asiste. Es común que los empleados lleguen a tener problemas o situaciones personales que les impidan asistir a laborar en ciertas ocasiones, aquí la empatía resulta súper importante. Sin embargo, cuando la inasistencia se convierte en un inconveniente constante y afecta la productividad de la compañía, lo mejor es dejar ir a dicho trabajador y buscar a alguien con mayor responsabilidad.

 

  1. Cuestiona todo. Cuestionar es bueno, en ciertas ocasiones lleva al éxito de algunas decisiones o nuevas ideas. No obstante, un empleado debe ser despedido cuando sus cuestionamientos sobrepasan órdenes, reglas y políticas empresariales que son parte de la información institucional. También cuando los procesos y procedimientos han sido avalados y reconocidos, además han resultado ser funcionales y aun así el empleado objeta y discute la eficacia de los mismos sin argumentos válidos.

 

cuándo es necesario despedir a un empleado

  1. Los clientes se quejan constantemente de él. En este punto no hay demasiado qué decir. Si varios clientes, en diversas ocasiones, han argumentado mal trato, falta de profesionalismo o cualquier acción que ponga en duda la seriedad de la empresa, es importante decirle adiós y dejar que se vaya.

 

  1. Es problemático. Un empleado se vuelve problemático cuando incita negativamente a sus compañeros, cuando tiene conflictos con sus superiores o sus compañeros regularmente, cuando no obedece (voluntariamente decide no seguir indicaciones) y cuando pone en riesgo la integridad empresarial.

 

cuándo es necesario despedir a un empleado

  1. No está listo para adaptarse a los cambios. El mercado global actual, se encuentra permanentemente evolucionando; empresa que no evoluciona al mismo tiempo, se queda atrás y poco a poco muere. Si un trabajador no fluye con la empresa, es mejor que no continúe formando parte de la misma.

 

  1. Su productividad es baja. Si un empleado cuesta más de lo que produce; es decir, el gasto por mantenerlo en la empresa es mayor que su efectividad laboral, solo representa pérdida de dinero porque no cumple con su objetivo principal. A este tipo de trabajadores también hay que aprender a decirles adiós.

 

También te pueden interesar: 

 FORMAS DE GENEROSIDAD HACIA LOS EMPLEADOS

CONSEJOS PARA CONTRATAR A UN COMMUNITY MANAGER

7 FORMAS DE SER FIRME CON LOS EMPLEADOS

CÓMO SER GENEROSO CON LOS EMPLEADOS

formas de generosidad hacia los empleados

¿Cuáles son las mejores formas de generosidad hacia los empleados?

Las mejores formas de generosidad hacia los empleados son aquellas que logran demostrarles la importancia que tienen para la empresa y lo esencial que resulta su presencia.

Existen varias formas de generosidad hacia los empleados, sin embargo, aquí presentamos 7 de las más importantes:

formas de generosidad hacia los empleados-aprender a escuchar

  1. Aprender a escuchar. Se lee bastante básico y fuera de lugar. Sin embargo, la necesidad de los empleados de sentirse parte de una organización radica en la importancia de saber escucharlos, de entender sus necesidades y de apoyarlos. Es este el primer paso para lograr la generosidad hacia los trabajadores, comprendiendo que antes que empleados son seres humanos que requieren atención.

 

  1. Comenzar un sistema de mentores y/o couches. La generosidad hacia los empleados también se demuestra brindándoles la oportunidad de aprendizaje y nuevos conocimientos que deriven en su crecimiento tanto personal, como profesional.

 

  1. Organizar reuniones y actividades de ocio fuera del área de trabajo. No todo es trabajo dentro de una empresa. El ocio y entretenimiento son necesarios para desestresar y unir a los empleados. Pueden organizarse reuniones o actividades donde cada empleado aporte cierta cantidad de efectivo, o, si se desea ser más generoso y existe la posibilidad, la compañía puede patrocinar el evento. Sea cual sea la opción, lo más importante es que las actividades extra laborales se realicen con frecuencia.

 

formas de generosidad hacia los empleados

  1. Aceptar las ideas de los demás e impulsarlas. Muchas veces los empleados tienen excelentes ideas para la empresa que nunca son llevadas a cabo porque no se les escucha. Una de las formas de generosidad hacia los empleados que no requiere de ninguna inversión económica, es la de prestar atención a sus ideas; si son lo suficientemente buenas, aceptarlas e impulsarlas para que sean llevadas a cabo.

 

  1. Ofrecer voluntariados. Fomentar entre los empleados la idea de pertenecer a voluntariados es una manera de generosidad indirecta hacia los empleados. Si bien, no son ellos quienes se ven beneficiados, sino la institución a la que sirvan, es importante hacerlos sentir útiles y familiarizarlos con el concepto de generosidad. Si esto, además, va de la mano con alguno de los puntos aquí expuestos, el trabajador no solo se sentirá útil, sino también recompensado por la empresa.

 

  1. Agradecer y hacer públicas las ideas y los logros de los empleados. Muy de la mano con el número 4. Este punto invita a motivar al empleado mediante el reconocimiento público a su esfuerzo constante. Frecuentemente, la mayores muestras de generosidad, no vienen de obsequios y efectivo, sino de la capacidad para agradecer el impulso y el trabajo realizado.

 

formas de generosidad hacia los empleados

  1. Hacer obsequios de valor en cumpleaños y días festivos. Finalmente, la más clara muestra de generosidad es regalar obsequios y cosas de valor (por ejemplo una cena familiar), sobre todo en días festivos o fechas importantes. También pueden rifarse ciertos artículos entre los empleados (sin costo alguno por participar en la rifa) cada cierta cantidad de tiempo o por temporada.

 

También te puede interesar:

CÓMO SUPERVISAR AL PERSONAL DE MANERA MÁS EFICIENTE

¿CUÁNDO ES APROPIADO EMPLEAR EL OUTSOURCING?

¿CÓMO RECONOCER A UN EMPLEADO TÓXICO?

¿CÓMO SUPERVISAR AL PERSONAL DE MANERA MÁS EFICIENTE?

supervisar al personal

¿Cuál es la mejor forma de supervisar al personal?

Supervisar al personal podría resultar una tarea complicada y bastante laboriosa cuando no se hace correctamente.  Además, el empleado puede sentirse observado e incluso, intimidado.

Para evitar lo anterior, es importante buscar una mejor forma de supervisar al personal, tratando de evitar el acoso constante al que se sienten expuestos. Seguir esta lista ayuda bastante en dicho proceso:

 

actitud ante los empleados

 1. Actitud. La actitud del supervisor hacia los empleados es un punto fundamental en el desempeño de estos últimos. Los supervisores deben ser firmes, claros y concisos en sus explicaciones de las actividades; pero también deben ser pacientes, flexibles, positivos, y más que nada: líderes.

 El carácter, actitudes y personalidad del supervisor influye mucho en el desempeño del empleado. Se debe ser íntegro con lo que se exige y lo que se hace y se ofrece. El supervisor no puede pretender que el empleado llegue temprano, si este llega tarde todo el tiempo, en este sentido no existe coherencia y denota una falta enorme de integridad que genera desconfianza.

 

 2. Establecer las normas. ¿Qué se espera del empleado? ¿Cuáles son sus actividades? ¿Cuáles son las reglas del juego? ¿Qué puede y qué no puede hacer? ¿Cuánto tiempo tiene de descanso? Todas estas interrogantes cumplen con su objetivo principal: mantener al empleado informado sobre sus actividades, sus derechos y obligaciones, y no deja lugar a preguntas y fallos posteriores.

 

comunicación constante y asertiva

 3. Mantener la comunicación constante y asertiva. El empleado debe saber que está siendo supervisado, pero debe sentirse en confianza de preguntar si tiene dudas, de descansar si es necesario y de comunicar cualquier problema personal o laboral en el momento en que lo necesite.

 

  4. Delegar roles claros y específicos. Parte de establecer las normas del juego, es el hecho de saber indicar correctamente los roles y actividades específicas de cada empleado para que la supervisión se vuelva más amena y sobre todo, más sencilla. Los roles deben encontrarse por escrito, firmados por todos los involucrados (gerente, supervisor y empleado) y el empleado debe hacerse con una copia.

 De esta forma, todos los interesados están enterados y se evitan errores y los típicos: “no sabía”, excelentes pretextos para los empleados mediocres.

 

monitoreo constante

  5. Monitoreo constante. El monitoreo constante no amerita que el supervisor no se despegue del empleado como una sombra. Las supervisiones pueden ser diarias, sí, pero eso depende de la actividad que se realice y de lo seguro que esté el supervisor de la capacitación proporcionada al trabajador.

 Cuando se habla de procesos de producción y manufactura, la supervisión tendría que ser diaria y por producto, eso es un hecho. Sin embargo, si el trabajo a desempeñar a cobrar en una caja o el servicio al cliente, el monitoreo puede ser únicamente semanal, llevando consigo un cuaderno con anotaciones sobre la atención al cliente, actitud del empleado, etc.

Muchas veces, sobre todo en puestos como atención a clientes, los mismos consumidores apoyan en el proceso de supervisión gracias a las quejas, sugerencias o felicitaciones que dejen personalmente o en el buzón dispuesto para ello. De hecho, el supervisor puede incitar a los clientes a que lo hagan, eso le facilitará muchísimo el trabajo.

 

 6. Evaluaciones por escrito. Estas evaluaciones pueden llevarse a cabo gracias al monitoreo del punto anterior (siempre por escrito y, de preferencia, firmadas por empleado y supervisor), o, pueden ser pequeñas pruebas y tests de conocimientos, dependiendo del área en la que se desempeña el trabajador.

 La forma de evaluación siempre dependerá del supervisor, de qué es lo que considere más efectivo y de las actividades a supervisar y evaluar.

 

 7. Redactar un documento por empleado. El archivo debe incluir lo siguiente:

documentos

  • El progreso de cada empleado en los proyectos y actividades asignadas.
  • La descripción de su trabajo firmada por el director/gerente, supervisor directo y empleado. Deben existir dos tantos: uno original que se queda en dirección y una copia para el trabajador.
  • Cualquier evaluación por escrito (sin importar plazos, aunque de preferencia podría ser mensual) que muestre el desempeño del trabajador.
  • Evidencia de conversaciones entre el director y supervisor acerca del desempeño del trabajador, debidamente firmadas y fechadas.
  • Registros de quejas del trabajador hacia la compañía y de la compañía hacia el trabajador.

 

También te puede interesar: 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL TRABAJO A DISTANCIA

CONSEJOS PARA DELEGAR EFICAZMENTE

CUÁNDO CONTRATAR NUEVO PERSONAL