Archivo de la etiqueta: estrategia de recursos humanos

7 FORMAS DE SER FIRME CON LOS EMPLEADOS

ser firme con los empleados

¿Cuáles son las mejores formas de ser firme con los empleados?

Cualquier buen líder debe ser firme con los empleados, muchas veces sin tocarse el corazón, a favor de que las actividades sean realizadas eficazmente y las metas de la empresa alcanzadas.

Muchas veces, el término firmeza, inflexibilidad y autoritarismo se confunden. Para evitar dichas confusiones, se han enlistado una serie de formas y actitudes que demuestran firmeza ante los empleados, sin parecer demasiado dominante:

 

ser firme con los empleados-dar el ejemplo

  1. Dar el ejemplo. No existe mayor acto de firmeza y compromiso que dar el ejemplo, sobre todo si se es una figura de autoridad que requiera su equipo lo siga con pasión hacia el logro de objetivos claros. Este punto es casi sinónimo de integridad y refleja solidez, tanto de pensamiento, como de acto. Cuando se respetan las reglas, es más sencillo hacerlas respetar.

 

  2. Manifestar confianza. Cuando el supervisor demuestra confianza en sí mismo y en su gente, está exteriorizando seguridad. Nunca debe temblar la mano ante ninguna situación o empleado porque eso denota inestabilidad, incertidumbre e indecisión.

 

ser firme con los empleados-exigir desde la razón

  3. Exigir siempre desde la razón. Una actitud firme demanda de exigencias y solicitudes específicas que deben ser cumplidas. Sin embargo, no es coherente hacer solicitudes que no pueden ejecutarse. Cualquier exigencia hacia un empleado debe hacerse desde la razón, siendo clara y consistente con los objetivos a alcanzar; siempre demandando su realización inmediata, estipulando plazos y reglas a seguir.

 

  4. Corregir los errores a tiempo. Otro signo de firmeza que resulta muy sencillo, pero que a la vez muy pocos aplican, es el hecho de corregir los errores en el momento preciso; tratar de señalar y enmendar un error una vez que el tiempo haya pasado, es un símbolo de flaqueza que el empleado toma como debilidad en la autoridad.

 

ser firme con los empleados-no ser demasiado permisivo

  5. No ser demasiado permisivo. Cuando una figura de autoridad comienza a resultar demasiado permisivo, pierde “poder” ante sus subordinados. Los errores y las fallas de los empleados pueden ser permitidas hasta cierto límite que nunca debe ser superado porque, desde ese momento, el respeto del trabajador hacia el líder se ha perdido y ya no es fácil recuperarlo.

 

  6. Emplear un sistema de “recompensa y castigo”. Cuando un error, una falta o alguna situación negativa se presente, es importante para el líder con actitud firme “castigar” dicha acción para evitar que vuelva a cometerse. No significa una penitencia como tal, pero sí una sanción o advertencia en base al error. De esta forma queda clara la autoridad del líder e infunde respeto.

No obstante, la línea entre firme y autoritario no suele ser muy gruesa, por lo tanto, la recompensa por las acciones o logros que lo ameriten, no pueden ser olvidadas ni pasadas por alto.

 

ser firme con los empleados-hacer cumplir las reglas

  7. Hacer cumplir las reglas. Las reglas son principios necesarios para la armonía del personal y el beneficio de la compañía; se aplican para todos en las mismas circunstancias y con la misma dureza. La mejor forma de demostrar firmeza con un empleado, es haciendo cumplir las normas por igual, sin distinción ni favoritismos. Toda vez que una regla sea rota, debe sancionarse en proporción a dicha falta.

 

 

Otros artículos de interés:

CÓMO SUPERVISAR AL PERSONAL DE MANERA MÁS EFICIENTE

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL TRABAJO A DISTANCIA

CUÁNDO CONTRATAR NUEVO PERSONAL

¿CÓMO SUPERVISAR AL PERSONAL DE MANERA MÁS EFICIENTE?

supervisar al personal

¿Cuál es la mejor forma de supervisar al personal?

Supervisar al personal podría resultar una tarea complicada y bastante laboriosa cuando no se hace correctamente.  Además, el empleado puede sentirse observado e incluso, intimidado.

Para evitar lo anterior, es importante buscar una mejor forma de supervisar al personal, tratando de evitar el acoso constante al que se sienten expuestos. Seguir esta lista ayuda bastante en dicho proceso:

 

actitud ante los empleados

 1. Actitud. La actitud del supervisor hacia los empleados es un punto fundamental en el desempeño de estos últimos. Los supervisores deben ser firmes, claros y concisos en sus explicaciones de las actividades; pero también deben ser pacientes, flexibles, positivos, y más que nada: líderes.

 El carácter, actitudes y personalidad del supervisor influye mucho en el desempeño del empleado. Se debe ser íntegro con lo que se exige y lo que se hace y se ofrece. El supervisor no puede pretender que el empleado llegue temprano, si este llega tarde todo el tiempo, en este sentido no existe coherencia y denota una falta enorme de integridad que genera desconfianza.

 

 2. Establecer las normas. ¿Qué se espera del empleado? ¿Cuáles son sus actividades? ¿Cuáles son las reglas del juego? ¿Qué puede y qué no puede hacer? ¿Cuánto tiempo tiene de descanso? Todas estas interrogantes cumplen con su objetivo principal: mantener al empleado informado sobre sus actividades, sus derechos y obligaciones, y no deja lugar a preguntas y fallos posteriores.

 

comunicación constante y asertiva

 3. Mantener la comunicación constante y asertiva. El empleado debe saber que está siendo supervisado, pero debe sentirse en confianza de preguntar si tiene dudas, de descansar si es necesario y de comunicar cualquier problema personal o laboral en el momento en que lo necesite.

 

  4. Delegar roles claros y específicos. Parte de establecer las normas del juego, es el hecho de saber indicar correctamente los roles y actividades específicas de cada empleado para que la supervisión se vuelva más amena y sobre todo, más sencilla. Los roles deben encontrarse por escrito, firmados por todos los involucrados (gerente, supervisor y empleado) y el empleado debe hacerse con una copia.

 De esta forma, todos los interesados están enterados y se evitan errores y los típicos: “no sabía”, excelentes pretextos para los empleados mediocres.

 

monitoreo constante

  5. Monitoreo constante. El monitoreo constante no amerita que el supervisor no se despegue del empleado como una sombra. Las supervisiones pueden ser diarias, sí, pero eso depende de la actividad que se realice y de lo seguro que esté el supervisor de la capacitación proporcionada al trabajador.

 Cuando se habla de procesos de producción y manufactura, la supervisión tendría que ser diaria y por producto, eso es un hecho. Sin embargo, si el trabajo a desempeñar a cobrar en una caja o el servicio al cliente, el monitoreo puede ser únicamente semanal, llevando consigo un cuaderno con anotaciones sobre la atención al cliente, actitud del empleado, etc.

Muchas veces, sobre todo en puestos como atención a clientes, los mismos consumidores apoyan en el proceso de supervisión gracias a las quejas, sugerencias o felicitaciones que dejen personalmente o en el buzón dispuesto para ello. De hecho, el supervisor puede incitar a los clientes a que lo hagan, eso le facilitará muchísimo el trabajo.

 

 6. Evaluaciones por escrito. Estas evaluaciones pueden llevarse a cabo gracias al monitoreo del punto anterior (siempre por escrito y, de preferencia, firmadas por empleado y supervisor), o, pueden ser pequeñas pruebas y tests de conocimientos, dependiendo del área en la que se desempeña el trabajador.

 La forma de evaluación siempre dependerá del supervisor, de qué es lo que considere más efectivo y de las actividades a supervisar y evaluar.

 

 7. Redactar un documento por empleado. El archivo debe incluir lo siguiente:

documentos

  • El progreso de cada empleado en los proyectos y actividades asignadas.
  • La descripción de su trabajo firmada por el director/gerente, supervisor directo y empleado. Deben existir dos tantos: uno original que se queda en dirección y una copia para el trabajador.
  • Cualquier evaluación por escrito (sin importar plazos, aunque de preferencia podría ser mensual) que muestre el desempeño del trabajador.
  • Evidencia de conversaciones entre el director y supervisor acerca del desempeño del trabajador, debidamente firmadas y fechadas.
  • Registros de quejas del trabajador hacia la compañía y de la compañía hacia el trabajador.

 

También te puede interesar: 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL TRABAJO A DISTANCIA

CONSEJOS PARA DELEGAR EFICAZMENTE

CUÁNDO CONTRATAR NUEVO PERSONAL

¿CUÁNDO ES APROPIADO EMPLEAR EL OUTSOURCING?

outsourcing

¿Cómo y cuándo emplear el outsourcing?

Ahora que las compañías, los directivos y su personal se encuentran realizando múltiples actividades (comúnmente llamado (multitasking), se piensa frecuentemente en la necesidad de emplear el outsourcing. Es decir, contratar empresas especialistas en el área que la empresa necesita cubrir. Además de que se considera más económico, es una forma de delegar responsabilidades fuera de la compañía y liberar un poco el estrés que generan.

Es apropiado emplear outsourcing cuando:

 

  1. demasiado trabajoEl trabajo diario está creciendo. Cuando las responsabilidades y actividades diarias crecen, debido al incremento de las ventas, podría ser un momento apropiado para contratar a una compañía externa que se haga cargo de ciertas actividades, esto ayuda a reducir el estrés del personal y evita el largo proceso de reclutamiento, selección y capacitación de nuevos empleados.

 

  1. Se requiere de mayor personal, pero el recurso humano no está disponible. Similar al punto anterior. Muchas empresas deciden que es el momento adecuado para contratar outsourcing cuando su personal ya cuenta con demasiadas actividades y no se desea perder tiempo con los procesos necesarios para contratar empleados. Resulta bastante más rápido encontrar una empresa externa que se encargue de algunas actividades.

 

  1. sin conocimientosNo se cuenta con los conocimientos pertinentes en ciertas áreas. Esto es muy importante. Una empresa externa especializada precisamente en lo que se necesita, es mucho más efectiva que buscar capacitadores especiales para los empleados actuales o los que vayan a contratarse. Esto pasa, sobre todo, cuando son áreas muy específicas como tecnología o redes, por ejemplo.

 

  1. Existen problemas de soporte remoto. Dependiendo del rubro de la compañía propia, podrían solicitarse soportes en cuanto a tecnología, asesores de negocios, coaches y otro tipo de cuestiones que suelen ser complicadas de obtener cuando no se cuenta con el correcto personal.

 

  1. valor agregadoSe desea brindar un valor agregado al cliente. En este sentido, el outsourcing funge como un “proveedor” o “distribuidor” de un producto o servicio que nuestra empresa no otorga. Entonces, la compañía de outsourcing brinda su producto o servicio, nuestra empresa lo “compra” y este mismo producto o servicio es entregado al cliente como extra de lo que la organización ofrece.

 

Tambien te puede interesar:

ESTRATEGIAS PARA TENER EMPLEADOS FELICES

QUIENES SON TUS EMPLEADOS DE CONFIAR

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL TRABAJO A DISTANCIA

LO BUENO, LO MALO Y LO PEOR DE LAS REUNIONES EMPRESARIALES

Group of office workers in a boardroom presentation

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las reuniones empresariales?

Las reuniones empresariales pueden resultar la mejor decisión que pudo haber tomado una compañía o como el peor fracaso a nivel organizacional interno.

Depende de la forma en que se maneje y la profesionalidad con la que se lleve a cabo puede convertirse en un arma de doble filo. A continuación se detallan sus pros y sus contras:

 

Lo bueno:

  1. acercamiento entre empleado y jefeComunicación bidireccional. Las reuniones empresariales conectan al empleado con la dirección o la gerencia. Permiten que la comunicación se centre en ambos lados, se discute y se llega a acuerdos comunes. Además se plantean problemas generales y se aportan ideas para solucionarlos. Generan bastante retroalimentación y si se hacen correctamente, el resultado es muy prometedor para la compañía.

 

  1. Planeación y estrategias. Se tratan asuntos importantes que involucran a diferentes áreas de la empresa, por ejemplo: la producción, la publicidad, la productividad, ventas, compras, los planes y objetivos, entre otros. Siempre que la reunión se encuentre bien planificada y sea presidida por la persona que asume el control general del negocio, es una excelente forma de organizar al personal y de dirigir y planear tácticas efectivas.

 

  1. planeacionAportación y recepción de información. Finalmente, la información que se aporta y se recaba en su totalidad, es muy sustancial y beneficiosa sobre todo al corto plazo. Es necesario que se lleve registro de todo lo acordado en la junta para que su control y medición sea más sencillo.

 

Lo malo:

  1. Suelen alargarse más de la cuenta. Eso siempre sucede cuando no se ha planificado correctamente. Los tiempos del personal y de los directivos son importantes y las juntas no pueden quedarse a medias. Dejan asuntos importantes sin resolverse, muchas veces la atención a clientes entre ellas, únicamente por no lleva a cabo una administración del tiempo apropiada.

 

  1. 1Se vuelven tediosas y aburridas. El directivo se expande demasiado en sus explicaciones sin llegar a puntos concretos y hace tremendamente aburrida la reunión. Cuando eso pasa regularmente nadie presta atención y surge un sentimiento de desgano y de haber desperdiciado tiempo valioso.

 

  1. Falta de planificación. Y esta vez no únicamente en cuanto al tiempo, sino también al orden y estructura de la junta (puntos a tratar por nivel de relevancia, personas convocadas, persona que presidirá la junta, etc.), al lugar, la fecha y la hora de inicio y término exacta.

 

 

Lo peor:

  1. Empleados-FatigadosBaja la productividad. Debido al paro de actividades “gracias a la reunión”. Mucho peor si la junta resulta absolutamente improductiva o se perdió mucho tiempo en ella.

 

  1. No se lograron acuerdos ni mejoras. Es decir, no se llegó a nada. Todo fue en vano y se perdió tiempo, dinero, esfuerzo, además de enojo y frustración de todos los involucrados.

 

  1. JUNTAS_ACCIONISTAS_foto (1)Hacerla obligatoria para personas ajenas. Ocurre cuando se obliga a estar presente en la reunión a personas que no tienen nada que ver con los temas que se trata en la reunión. No tiene sentido, distrae y hace perder el tiempo a esas personas ajenas a este tema específico de la reunión.

 

Tambien te puede interesar:

Cuando Contratar Nuevo Personal?

11 Maneras para Retener a un Empleado Excelente

Ventajas de Contar con un Blog Empresarial