Archivo de la etiqueta: apoyo a los empleados

7 REGLAS EMPRESARIALES QUE DEBEN EVITARSE

reglamento interno

¿Qué reglas internas pueden evitarse?

El reglamento interno de una compañía es de suma importancia para su correcto funcionamiento, de eso no cabe duda. No obstante, ciertas reglas deben evitarse porque resultan ser estrictas, restrictivas y no aportan mucho valor a la productividad del empleado, sino que logran todo lo contrario.

Las 7 imposiciones más comunes son las siguientes:

 

  1. Prohibición de celebraciones de cumpleaños. Puede parecer extraño, sin embargo, algunas empresas poseen como regla interna, la negativa a participar en celebraciones de cumpleaños dentro del horario del trabajo; lo cual es un error a evitar. No se habla de una celebración con bombos y platillos, es el simple hecho de felicitar a un colega y, ¿por qué no? Felicitarle de una forma sencilla con un pastel; no se pierde mucho tiempo y se gana a un empleado complacido y feliz de trabajar en espacio donde se siente apreciado.

 

  1. restriccion de horarioHorarios estrictos de comida de menos de una hora. El horario de comida es un tiempo muy importante para el empleado, puede tener la oportunidad de conversar con sus compañeros y deslindarse de las responsabilidades del día, o si aplica salir a su casa y comer con su familia. Los horarios estrictos estresan al trabajador y puede regresar a sus actividades frustrado e insatisfecho. 

 

  1. Juntas semanales de más de hora y media. Por supuesto que las juntas semanales son importantes y, posiblemente, necesarias. Sin embargo, si el tiempo se administra adecuadamente, dichas reuniones pueden terminar en una hora o menos; más horas cansan y aburren, peor aún si se realizan cada semana.

 

  1. no llamadasProhibición para recibir llamadas. El trabajador tiene una vida fuera de su trabajo, tiene responsabilidades y seres queridos. Si bien es importante que no pierda tiempo en llamadas innecesarias, muchas veces son urgencias que ameritan ser atendidas. Por lo tanto, hay que darle el espacio que necesita para realizar o recibir sus llamadas importantes, con la firme convicción de que esas llamadas no serán irrelevantes (chismes y pláticas innecesarias, por ejemplo). 

 

  1. No permitir tiempo de esparcimiento. Veinte minutos diarios para estirar las piernas y salir a caminar, no le vienen mal a nadie. Un pequeño break para preparar un café o platicar con un colega es una forma de despejar la mente, el empleado lo agradecerá y regresará motivado a sus labores.
  2. conquistar-a-cliente-dificilPromover la idea de que el cliente siempre tiene la razón. Las empresas que se manejan con ideas anticuadas tienen la fuerte convicción de que el cliente siempre tiene la razón, no siempre es así. Fomentar esta idea siempre, antes de averiguar la situación, frustra y desautoriza al empleado frente al consumidor, lo hace sentir menospreciado. El supervisor o directivo debe investigar qué pasó antes de llamar la atención injustamente al empleado frente al cliente. 

 

  1. No permitir charlas casuales entre colegas. Esto puede ser posible en el tiempo de esparcimiento, por ejemplo. No está mal que se tomen unos minutos para charlar entre colegas. De hecho, resulta positivo para la compañía, puesto que llegan a conocerse y se logra un ambiente laboral bastante agradable.

Tambien te puede intersar:

Cual es la Mejor Red Social para mi Empresa?

Consejos para delegar Eficazmente

8 Habitos de Empresarios Exitosos

CONSEJOS PARA DELEGAR EFICAZMENTE

delegar actividades

¿Cómo delegar actividades de manera más eficaz?

Delegar actividades resulta una tarea muy complicada para el directivo porque se trata de aceptar que la carga de tareas lo ha superado y que requiere apoyo. Sin embargo, es importante encontrar a la persona correcta para evitar un posible fracaso que podría ser irremediable.

A continuación se enumeran 6 consejos básicos para delegar tareas eficazmente:

 

1. Elegir personas más capacitadas. No cualquier empleado es apto para encargarse de una tarea que requiera de ciertos conocimientos, responsabilidades o autoridad. Es necesario seleccionar a la persona más talentosa y capacitada para asumir la tarea. Para ello, posiblemente sea indispensable evaluar a cada prospecto.

 

explicar tareas2. Explicar el contexto de la tarea. Una vez seleccionado el candidato (s), es hora de explicar la actividad a realizar. La explicación tiene que ser clara y concisa para que no quepa ninguna duda de lo que se tiene que hacer. El candidato debe quedar sin interrogantes y listo para comenzar con su nuevo trabajo. 

 

3. Establecer estándares. Los estándares son la pauta que debe ser marcada para mostrar si el resultado de la actividad es o no satisfactoria. El candidato tiene que saber qué es lo que se espera de él, qué tiene que cumplir y en cuánto tiempo; de otra forma la actividad puede no ser realizada como se esperaba y el fracaso correspondería al directivo que delegó la tarea.

 

otorgar autoridad4. Otorgar autoridad. Esto es indispensable. Se está poniendo la confianza en unas manos que se sabe que están preparadas para una responsabilidad mayor, la autoridad es lo menos que el candidato puede esperar del directivo. El empleado puede tomar las medidas y acciones que crea necesarias para llevar a cabo su tarea, siempre y cuando sean absolutamente indispensables y previamente estipuladas por ambas partes, y tiene que tener permitido dicho espacio de facultades.

 

5. Proporcionar apoyo. Preguntar cómo se ha sentido, estar disponible para responder dudas y hacer sugerencias, pueden existir pequeñas juntas con revisión de avances, celebrar los logros, etc. Hacer que el empleado se sienta en confianza e impulsado para continuar desempeñándose provechosamente, de esta forma se cuenta con alguien de confianza en quien poder delegar próximas responsabilidades.

 

¿Qué tareas pueden ser delegadas?

Más allá de lo que se ha mencionado, las tareas a ser delegadas deben ser muy específicas y muy claras. El directivo tiene que ser consciente de que no cualquier tarea es apta para ser transferida a alguien más. A continuación se muestran una serie de actividades que pueden encomendarse al personal autorizado:

  • tareas administrativasTareas administrativas. Por lo regular algunas empresas y/u oficinas, contratan a una secretaria o asistente personal para delegarle tareas administrativas tales como: elaborar cheques, hacer pagos en el banco, ordenar el archivo, contestar llamadas de clientes o proveedores y atenderlos, redactar contratos y enviar mails. Es muy común delegar este tipo de responsabilidades, no sin antes capacitar adecuadamente al personal.
  • Organización del equipo de trabajo. Sobre todo en empresas con múltiples actividades, por ejemplo: una agencia de publicidad. Aunque resulta efectivo también para un despacho de arquitectos, abogados o contadores, una maquiladora o un lugar comercial (como un cine).

Es necesario elegir un líder que se encargue segmentar equipos de trabajo y administrar las tareas correspondientes a cada uno, de esta forma el directivo o supervisor puede enfocarse en cuestiones de mayor relevancia con la confianza de que ninguna tarea será descartada.

  • labores contablesInscripciones. Estas inscripciones pueden ser contables. Cada compañía debe contar con el asesoramiento de un contador o asesor en finanzas y debería ser también el responsable de encargarse del pago de impuestos y de toda el área financiera. Por supuesto, esto no se deja al azar, el contador (o asesor) debe ser de completa confianza y tiene que reportar cada movimiento fiscal y financiero con el dueño o directivo a cargo.
  • redes socialesComunicaciones. Se refiere a la interacción con el público online. Es decir, esta persona es la encargada de ocupar su tiempo respondiendo a todas las dudas, sugerencias, quejas y comentarios en todas las redes sociales y páginas web. Puede ser una tarea delegada a algún empleado o contratar a alguien específico para ello.

Aunque no parezca importante, realmente lo es bastante. Esta persona será la responsable de llevar un registro sobre las cuestiones más relevantes que los clientes le comentan a diario y hacérselo saber al directivo en una junta (que podría ser mensual), para medir, controlar y realizar las mejoras que sean necesarias.

  • Administración de oficina. Es la persona delegada para encargarse de todos los asuntos menores relacionados con el lugar de trabajo. Por ejemplo: organización de eventos (cumpleaños, posadas, fiestas de fin de año, etc.). Debe estar pendiente de la compra de insumos, la atención a los demás empleados, etc. De hecho, si es una oficina pequeña, la secretaria puede ser la administradora de la oficina y encargarse de las actividades administrativas sin ningún problema.

 

  • tecnologiaSoftwares y tecnología. La correcta supervisión de dichas actividades es clave. El dueño o directivo puede convocar a juntas quincenales o mensuales para revisar que todo vaya de acuerdo a los objetivos planteados. Dependerá de las necesidades de la compañía la prolongación de la junta y el tiempo requerido para llevar a cabo una nueva reunión. Sin embargo, es prioridad que para cada actividad, el empleado lleve bitácoras, notas o documentos (depende de la tarea) por escrito para su correcta revisión, medición, control y lectura en general.

Después de cada junta, el directivo decidirá si el empleado se mantiene con sus responsabilidades actuales, o si es necesario delegar las tareas a alguien más. Es importante no olvidar la retroalimentación a cada empleado y volver a acordar el día y la hora puntual para la siguiente reunión.

 

Tambien te puede interesar:

Lo Bueno, Lo Malo y lo Peor de las Reuniones Empresariales

Como Elegir un Nuevo Local para la Venta

11 Maneras de Retener a un Empeado Excelente