El Modelo de Nube Pública de la Cloud Computing

El modelo cloud más reconocible para la mayoría de los consumidores es la nube pública, que es un conjunto compartido de recursos, que sirven a muchas organizaciones, con un grupo compartido de recursos de proceso definidos por la  relación entre Nube Públicaun proveedor del servicio y un cliente.

Este modelo nace con la idea de solventar varios inconvenientes que se presentan en los distintos ámbitos de los departamentos de TI, donde los usuarios no necesitan adquirir hardware, software o infraestructura de soporte, sino dentro de un entorno virtualizado construido utilizando un repertorio de recursos físicos compartidos entre varios servicios, y el acceso a ellos se realiza a través de una red pública como internet. En otras palabras, la nube pública es una “infraestructura que está disponible para el público en general o para un gran sector de la industria y es provista por una organización que comercializa servicios a demanda”.

¿Cómo funciona la nube pública?

Los proveedores de servicios de infraestructura de nube pública, incluidos los ISV y diferentes tipos de proveedores de infraestructura y plataformas de otros fabricantes utilizan cómputo en la nube. Los recursos se ponen a disposición del cliente, según demanda, que se agrupan en pools y a los que se accede a través de Internet o una conexión de red, estos recursos se pueden obtener mediante un catálogo de configuraciones predefinidas y se factura sobre la base de un acuerdo de servicio, como por consumo o suscripción. Una variación es la nube comunitaria, una versión de la Infraestructura de nube públicanube pública solo para miembros de distintas empresas que se centra en un interés común.

Las plataformas en la nube suelen estar dentro del contexto de modelos de tipo públicas, lo que conlleva a que estén disponibles o al alcance de cualquier persona u organización. Las propuestas de Software como Servicio (SaaS), Infraestructura como Servicio (IaaS) y Plataforma como Servicio (PaaS) que conforman las nubes públicas, son muy utilizadas para los servicios orientados a particulares, que generalmente no necesitan todo el nivel de infraestructura y seguridad que ofrecen las nubes privadas.

Características y ventajas

  • On-line: El acceso se da vía Internet, ello permite conectarse desde cualquier ubicación siempre que se esté conectado a la red. En lo referente a la seguridad de esta conexión, dependiendo del servicio, el proveedor ofrecerá herramientas para garantizar la comunicación segura (certificados, VPN, SSH, etc.).
  • Escalable: Los recursos están disponibles bajo demanda a través de los enormes repertorios, permitiendo a las aplicaciones que se ejecutan responder con total fluidez a las variaciones de la actividad.
  • Económica: Reúnen mayores volúmenes de recursos, la gestión y el mantenimiento de los recursos subyacentes es totalmente centralizado, ello permite compartir costes entre todos los servicios en la nube que dependen de ellos, mientras que los componentes físicos, como los servidores, necesitan menos trabajo de configuración a medida, además no establecen permanencia en sus servicios, dado que el uso será totalmente por demanda.
  • Disponibilidad: Ofrece altos niveles de disponibilidad y los mismos se pueden mejorar por medio de la distribución de plataforma en varios proveedores de nube o locaciones.
  • Fiabilidad: Aun con fallos, el servicio en la nube podrá seguir funcionando sin interrupción, esto se debe al enorme número de servidores y redes que intervienen en la creación de una nube pública y la redundancia en sus configuraciones. En algunos casos donde los recursos proceden de varios centros de datos, existe la posibilidad de que un centro de datos completo quede fuera de servicio, sin que los servicios en la nube individuales se vean afectados.
  • Flexibilidad: Permiten satisfacer la mayoría de las necesidades de procesamiento y ofrecer sus servicios a todo tipo de clientes; las empresas pueden integrar sus servicios de nube pública con nubes privadas, creando así nubes híbridas. Ante esto, una nube pública nos ofrece gran flexibilidad, lo que quiere decir que si este servicio necesita crecer o decrecer, lo podremos realizar sin ningún inconveniente.
  • Colaborativo: Ofrece la ventaja de hacer trabajos colaborativos mucho más fácil y con menor esfuerzo. Esto tiene que ver con la idea de que la información se encuentra de manera nativa en internet y las personas con las que queramos compartirla, solamente necesitan de nuestro permiso para verla.
  • Administración: Toda nube pública nos ofrecerá una interface de administración del servicio adquirido, también habrá una plataforma para integrar distintos elementos, para ello se ofrecerá un API (interface de programación de aplicaciones o Application Programming Interface) para que este servicio pueda ser integrado o automatizado según la necesidad.

¿Por qué considerar una nube pública?

Con el aprovechamiento de las ventajas de la Cloud Computing, la nube pública permite a las organizaciones acceder a las aplicaciones rápidamente, reducir el costo de la infraestructura de respaldo y reducir el trabajo del personal limitado de TI para que puedan dedicarse a actividades más importantes, así mismo, los servicios de nube pública se utilizan para servidores, almacenamiento e infraestructura de respaldo, así como desarrollo de aplicaciones. Esto permite a los departamentos de TI implementar aplicaciones y escalar ambientes de aplicaciones con rapidez durante períodos de actividad máxima, dando como resultado mayor agilidad y eficiencia en los negocios. De manera similar, los consumidores utilizan los
servicios de la nube pública para simplificar el uso del software; almacenar, compartir y proteger Cloud Computingcontenido, así como permitir el acceso desde cualquier dispositivo conectado a la Web.

Al adquirir servicios en la nube, es necesario comprender que se puede obtener distintos alcances, siendo lo más importante poder tener un producto con la flexibilidad necesaria y el valor monetario accesible. En la actualidad existen distintos proveedores de nube pública, donde cada uno de estos ofrecerá los elementos basados en sus estándares y su respectivo valor agregado, para hacer más atractiva su oferta, las empresas pueden utilizar nubes públicas para mejorar considerablemente la eficiencia de sus operaciones, por ejemplo para almacenar contenidos no especialmente delicados, para el manejo colaborativo de documentación y para el correo web.

Por último, en México existen empresas que también proporcionan a sus clientes (empresas o emprendedores) soluciones efectivas por medio de la nube y relacionadas con la contabilidad y administración empresarial, las cuales ayudan a maximizar los beneficios de sus negocios y posicionarlas para que sigan creciendo. Ejemplo de ello, es la empresa Villanett que ofrece el software en la nube Villanett Venta © que permite administrar una gran cantidad de procesos de la empresa mexicana.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.